Su nombre es María Consuelo Pillimur , quien lleva 26 años al servicio del restaurante la Cosecha Parrillada sede centro y desempeña el cargo de Administradora.

Es una mujer de carácter positivo con la capacidad de adaptarse a diferentes ambientes, impulsada por su espíritu de lucha y disciplinada en todo lo que hace.

Consuelo llegó a la Cosecha, una mañana del 2 de febrero a las 7:30 am. El año no lo tiene presente, pero según las cuentas que hace en su memoria, son alrededor de 26 años que ha prestado su servicio. En esa época la Cosecha se llamaba Loncheria La Viña.

Su llegada a la cosecha fue por una corazonada, cuando paso por las instalaciones, se animo a preguntar si de casualidad necesitaban personal; posteriormente, fue invitada a hablar con la supervisora encargada de ese tiempo, quien le pregunto si sabia hacer ensaladas.

Y como todo en la vida se empieza desde lo pequeño para llegar a lo grande. Así comenzó Consuelo; en la sección de ensaladas picando vegetales, mas tarde hizo parte de la sección de jugos, manejo en ocasiones la caja, aunque le daba un poco de temor, atendió mesas… y mientras aprendía de todo un poco, siempre tenía en mente que cada proceso era un aprendizaje y que en la practica se encontraba la perfección.

En retrospectiva de su tiempo dedicado a La Cosecha, considera que ha sido un desafío, ya que antes de llegar a ser administradora, paso por diferentes sectores que le permitieron conocer de una forma mas cercana todo lo que hay detrás del restaurante y a su vez, ha construido un gran sentido de pertenencia que la incentiva a cuidar cada detalle de su lugar de trabajo.

Considera que su labor en la cosecha tiene una gran relevancia, debido a la responsabilidad que con lleva, la cual es de mucha concentración. Su principal objetivo es dar la mejor experiencia a los clientes , pues la buena experiencia hace que el cliente vuelva.

Y si se preguntaban como llego hacer administradora de punto Centro, fue algo sorpresivo, recuerda que una vez su jefe la llamo y le dijo: «Pilli», así la llamaba; y seguidamente agrego que le gustaría que ella administrara la sede centro y que estaría a prueba 3 meses.

Como administradora desempeña las funciones de manejo de personal y se considera muy exigente: «Yo me exijo para exigir» afirma e intenta dar un buen ejemplo. Su principal interés es dejar en los clientes una huella de satisfacción y calidad, también manifiesta que hay días buenos y otros no tanto, pero que cada día es una lección de vida y cada sugerencia es un impulso a mejorar.

Es una persona agradecida con su superiores, quienes le dieron la oportunidad de ascender y crecer profesionalmente, ademas aprendió de ellos que se debe continuar porque no podemos retroceder, es el lema de su jefe a quien admira y lo tiene presente, pues cada llamado de atención lo vio como una oportunidad para sobresalir y mejorar.

Por ultimo, queremos contarles sobre los aprendizajes en mas de 20 años , uno de ellos es la captación de alimentos, ya que su preocupación por mantener la calidad le ha permitido desarrollar la habilidad de conocer el punto exacto de los alimentos, la sazón adecuada y su consistencia; también fortaleció su seguridad y confianza en ella misma y sobre todo a tener paciencia.