El vino tiene un papel importante durante nuestras comidas, la de limpiar la cavidad bucal después de cada bocado, Se trata de conseguir siempre disfrutar el sabor de la comida tras cada degustación, para así estimar cada bocado como si fuera el primero, sin que los demás sabores se interpongan para obtener la mejor experiencia durante la comida.
“Esto es lo que se denomina maridaje, y este es el motivo por el cual el color del vino, si blanco o tinto, en realidad, es menos importante que la función que debe cumplir” afirma vinetur, la revista digital del vino.
Ahora bien, es sumamente importante elegir el vino adecuado para cada plato, ya que debe cuidarse que ambos se resalten el uno al otro, nunca que compitan entre sí. Por ejemplo, para los platos con carne, se debería elegir una combinación saque a relucir lo mejor de la comida y sus especias, por ende el vino debe resaltar por su sutileza.
Cada tipo de plato es preparado de maneras diferentes, lo que hará intensificar ciertos sabores en cada cual, esto deberá estar presente en nuestras mentes a la hora de elegir un buen vino. Pues este es el mejor aliado para que la experiencia frente a la mesa de un restaurante esa excepcional. Y para que cada bocado sea único y aprecies cada sabor que el chef quiso imprimir en él.